Sociedad

El salvaje ataque de un fanático al capitán del equipo contrario en el fútbol inglés

Jack Grealish recibió un puñetazo por la espalda de un aficionado del conjunto local en el "derby de la segunda ciudad"

El mediocampista de Aston Villa , Jack Grealish, fue golpeado por un fanático de Birmingham que invadió el campo de juego en un incidente impactante durante el choque por la jornada 30 de la Football League Championship.

Grealish estaba en el área del equipo local cuando en el minuto 10 un hombre eludió al personal de seguridad, se metió a la cancha y corrió hasta llegar al capitán del Aston Villa, a quien le lanzó un puñetazo desde atrás.

El golpe aterrizó en el costado de la cabeza de Grealish, que automáticamente cayó sobre el césped. El intruso fue rápidamente capturado por un personal de seguridad mientras que los jugadores del equipo visitante, incluidos Tammy Abraham y Glenn Whelan, corrieron a la defensa de Grealish.

En un primer momento habían empujado al aficionado hasta las gradas hasta que finalmente fue arrestado por la policía haciendo desafiante gestos, al lanzarle besos a la multitud mientras era retirado del lugar.

Un Grealish visiblemente furioso fue ayudado a ponerse de pie y pudo continuar jugando una vez que se restableció el orden en el estadio de St Andrew's en Birmingham.

"Luego del incidente en el campo de juego que involucró un ataque a un jugador de Aston Villa; un hombre fue arrestado y está en camino con un bloque de custodia", tuiteó la policía de West Midlands.

El ex defensa del Manchester United y de Inglaterra, Gary Neville, pidió que el Birmingham reciba alguna severa multa por lo sucedido: "El club tendrá que recibir un gran castigo para que esto actúe como un elemento disuasivo en el futuro. ¡Una deducción de puntos o un estadio vacío por 10 juegos!", escribió en su cuenta de Twitter.

Hay una larga historia de rivalidad entre los partidarios de Birmingham y Aston Villa, con brotes de violencia grave en las calles que bordean muchos de los encuentros del derby de la "segunda ciudad".

Hubo enfrentamientos entre bandas rivales antes del partido de este domingo, y la policía tuvo que contener a los fanáticos mientras que al menos un hombre fue asistido por los paramédicos después de sufrir una herida en la cabeza.

En 2002, un fanático de Birmingham fue encarcelado durante cuatro meses luego de correr hacia el campo de juego en St Andrew's para burlarse del entonces portero del Villa Peter Enckelman, quien acababa de recibir un extraño gol en propia puerta cuando dejó pasar un backpass bajo su pie hacia la red.

Además de la tensa naturaleza del derby, ambos equipos están luchando por ganarse un lugar en los play-offs del campeonato, con el local comenzando el día dos puntos por encima de visitante.

Por otra parte, Grealish es un fiel fanático del Aston Villa desde la infancia, una vez rechazó la oportunidad de unirse a Birmingham en préstamo cuando era un niño, según contó: "No pienso ir allí".